PON COLOR A TU MESA

Buenas amigos de Almanaque!

¿Quién dijo que los melocotones en almíbar son solo para el postre? ¿Por qué no disfrutarlos también como un entrante o aperitivo salado?

Probad, experimentad, dadle alas a la imaginación y veréis cómo descubrís sabores increíbles que jamás se os hubieran pasado por la cabeza. La cocina es eso, un laboratorio de experimentos y ensayos que, si no salen satisfactorios, con no presentarlos en público, solucionado… jejejeje.

Por eso mismo, hoy os traemos una receta que, estamos seguros, más de uno pensará que nos hemos vuelto locos. Y es cierto, estamos locos. Locamente chiflados por esta mezcla de aromas y sabores que nos han transportado al edén en cada bocado. Así que no os lo penséis dos veces y ¡tomad nota!

El mundo es para los valientes y sabemos que vosotros lo sois.    

MELOCOTONES SORPRESA

Ingredientes:

Elaboración:

En primer lugar vamos a organizarnos y preparar todos los ingredientes para que sea mucho más sencillo cuando lo vayamos a montar.

Escurrimos las piezas de melocotón y las distribuimos boca abajo sobre una bandeja.

Después, ponemos un huevo en agua hirviendo y cuando esté cocido, reservamos. Aprovechamos para vaciar el aguacate y extraer toda la pulpa, que verteremos en un recipiente hondo donde prepararemos el relleno de nuestros melocotones en almíbar. Con la ayuda de un tenedor, machacamos el aguacate y le incorporamos el surimi en trozos, rallado o como más nos apetezca. Picamos el huevo cocido que teníamos reservado y lo añadimos a la mezcla anterior. Por último, le agregamos el bonito en aceite de oliva escurrido y mayonesa al gusto. Mezclamos bien hasta conseguir una pasta homogénea. Rectificamos de sal, sin pasarnos, para conseguir esa mixtura tan especial, agridulce, que le otorgará a este plato los melocotones en almíbar.       

¡Comenzamos el montaje!

Como en la receta de la semana pasada, haremos la composición directamente sobre el plato en el que lo vamos a presentar, por lo que tendremos que prepararlos individualmente. Distribuimos unas gotas gruesas de crema de vinagre balsámico formando un círculo en el centro del plato y con la ayuda de una cuchara de café presionamos cada una de ellas hacia el interior, extendiéndola y dándole a su vez, forma de pétalo o lágrima. Ya sabéis, si nos sale mal, siempre podemos lavar el plato y volver a empezar… JAJAJAJA. Colocamos medio melocotón boca arriba en medio de nuestra particular flor y rellenamos con la mezcla que hemos preparado de aguacate y bonito. Coronamos con unas tiras de surimi (o con un poco de yema de huevo cocido si hemos guardado, o con unas lascas de bonito…)

¡Buen provecho! ⠀

¡No nos digáis que no tenéis curiosidad! Venga, entrad corriendo en nuestra web, haced el pedido y ya veréis como no será la primera vez que lo preparéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies